Consejos para vivir en un albergue de larga duración

Language Specific Image

En algún momento entre la fiesta 24/7 y todas esas visitas turísticas (con resaca) durante tus viajes al extranjero, has conseguido un trabajo en una ciudad nueva y emocionante de la que te has enamorado. Crees que te ha tocado la lotería, ya que puedes autofinanciarte tus viajes mientras estás de viaje (¡el sueño!). Ahora, necesitas encontrar un lugar semipermanente donde quedarte, pero hay algunas cosas que no te hacen ni cosquillas durante tu búsqueda de alojamiento. Después de comprobar los precios de alquiler de los pisos, has decidido que para pagarte uno tendrías que vender un miembro o atracar un banco (ambas cosas no me parecen factibles). Por no hablar de que vivir solo en un piso, en una ciudad nueva, no parece tan sociable como esperabas. Pero, por suerte, tengo una solución para ti, así que no te cortes el brazo todavía..

¿Vivir en un albergue de larga duración? ¿Qué es eso?

En primer lugar, sí, existe y, en segundo lugar, es una opción estupenda por muchas razones. Desde comida y entretenimiento gratis por la ciudad, como entrada gratuita a discotecas, atracciones y excursiones, hasta conocer a mochileros con ideas afines que están de paso y la satisfacción de poder ayudarles con sugerencias sobre cosas que ver y hacer mientras están en la ciudad (porque, después de vivir en un albergue, eres un banco local de conocimientos).

Así que, si estás pensando en vivir en un albergue, o ya lo estás haciendo, sigue leyendo para descubrir mis mejores consejos

1. Paga el alquiler en grandes cantidades

Pagar el alquiler semanalmente te permite presupuestar mejor tu dinero. Sabrás que tienes un techo para la próxima semana y cuánto dinero te sobrará, pero la MEJOR razón para hacer esto es… TARIFAS SEMANALES Muchos albergues ofrecen descuentos a los mochileros que se quedan mucho tiempo o reservan semana a semana, lo que acabará ahorrándote una buena cantidad de dinero con el tiempo.

Tips for living long term in a hostel - traveller - backpacker

2. Pregunta por un dormitorio de larga estancia

Cuando sea posible, habla con el director y pregúntale si hay dormitorios de larga estancia disponibles. Nunca aparecerán como tales cuando te registres, pero a menudo, encontrarás un dormitorio de 6 camas escondido en una de las plantas que tiene estudiantes de larga estancia (como se les llama cariñosamente). Si vas a quedarte en un albergue durante un tiempo, alojarte en un dormitorio de larga estancia tiene muchas ventajas, como por ejemplo que tus compañeros de larga estancia entiendan que estás allí por trabajo y no para salir de fiesta toda la noche (ya que lo más probable es que ellos estén allí por la misma razón). Además, también te permitirá desconectar un poco sabiendo quién está en tu habitación cuando vuelvas, después de un largo día/noche de trabajo. Por no hablar de que no tendrás que pasar continuamente por el trámite de conocer gente nueva cada día.

3. Recuerda que no vives allí..

Al fin y al cabo, sigue siendo un espacio compartido, y otras personas están pagando el mismo dinero que tú por estar allí. Así que, recuerda, mantén tus pertenencias a buen recaudo y las zonas comunes limpias. No es tu casa y tu madre no va a limpiar lo que ensucies. Es el momento perfecto para demostrar tus dotes de “adulto”.

4. Regístrate en una habitación más pequeña

Cuando me mudé a Australia por primera vez, viví en una residencia de 18 camas durante 3 meses y fue genial. Cuando digo que me lo pasé genial, lo digo en serio Dicho esto, no se lo recomendaría a todo el mundo. De hecho, cuando se lo comento a la mayoría de la gente, no se lo creen. Si valoras más la intimidad que la socialización, una buena opción es reservar una habitación más pequeña. De este modo, seguirás teniendo las ventajas de un dormitorio compartido, pero con un poco más de intimidad. Sí, puede que te cueste un poco más, pero podría merecer la pena si la intimidad es lo primero en tu lista.

Tips for long term hostel living - group and guitar

5. Organiza cenas en común

Si tienes la suerte de contar con algunos compañeros de larga duración, una buena idea es poner en marcha un sistema en el que os turnéis para cocinar los unos para los otros. al estilo “Ven a cenar conmigo” Es una forma estupenda de dividir los gastos de las cenas, además de que no tienes que cocinar todas las noches y podrás probar comidas nuevas de todo el mundo Debo decir que, para mí, este fue uno de los aspectos más destacados de vivir en un albergue.

6. No te quedes mucho tiempo

No hay límite en cuanto al tiempo que puedes vivir en un albergue, pero no olvides la razón por la que viajaste a una nueva parte de este maravilloso planeta… ¡para explorar! No te acomodes demasiado viendo Netflix en la cama todas las noches y frecuentando los mismos sitios. Cuando hayas ahorrado suficiente dinero o simplemente sientas que ha llegado el momento de seguir adelante, ¡muévete!

Long term hostel living - pool and volleyball

7. Pregunta por un trabajo

Si vas a quedarte una temporada, quizá te interese reducir el alquiler que pagas trabajando en el albergue. Yo trabajaba dos noches a la semana en mi albergue y, a cambio, el alquiler me salía gratis. Prácticamente no tenía más gastos que la comida (¡y las bebidas!), lo que me permitió ahorrar dinero mucho más rápido. Tener dos trabajos puede ser agotador, pero merece la pena.

8. Acoge a los nuevos

No olvides lo aterrador que puede ser entrar en una residencia de estudiantes por primera vez. La sensación de inquietud que se siente en el estómago al adentrarse en lo desconocido y no saber a quién vas a conocer (y si también les gusta ver Love Island). Así que, aunque lleves allí dos meses y hayas visto ir y venir a cientos de personas diferentes, recuerda ser siempre acogedor y amable con los nuevos viajeros Esfuérzate por ser el viajero que lo sabe todo sobre el albergue o la zona y compártelo. Enseguida serás un éxito entre tus compañeros de viaje

Tips for long term hostel living - table tennis

9. Descubre la “rutina” del albergue

Lo que quiero decir con esto es que prestes atención a las pequeñas cosas que pueden facilitarte la vida. ¿Estás en una ciudad donde todo el mundo se levanta temprano y se ducha a las 8 de la mañana porque una excursión popular empieza a las 9? ¿O donde todo el mundo lava la ropa un domingo porque el autobús sale el lunes? Aprenda esta información privilegiada para saber cuándo van a estar libres las duchas o, lo que es lo mismo, para no tener que esperar horas a que salga una lavadora. Créeme, te hará la vida mucho más fácil y evitará que llegues al trabajo sin arreglar y con la ropa de ayer

10. Haz amigos locales

Es una gran oportunidad para conocer a la gente del lugar. Gente que puede enseñarte su forma de vida, a qué dedican el tiempo y, con un poco de suerte, algunos secretos locales En mis anteriores aventuras, gente que vivía o se había criado en la zona me enseñó las mejores fuentes termales, lugares para hacer surf y restaurantes.

Así que ahí lo tienes. Vivir en un albergue es una experiencia como ninguna otra y yo digo que hay que aceptarla y sumergirse de lleno en ella

¿Crees que puedes vivir en un albergue? Mi respuesta sería, sin lugar a dudas, ¡SI!

Sigue leyendo 👇🏼

⭐️ Consejos para vuelos de larga distancia

⭐️ Bebidas de todo el mundo

⭐️ Cómo tomarse un año sabático

Get the App. QRGet the App.
Get the App. QR  Get the App.
Vuelve al inicio