Ruta por Italia II: Roma y Nápoles

Ruta por Italia II: Roma y Nápoles

Si te gustó la primera parte de nuestra ruta por Italia (Bolonia, Florencia y Siena), no te pierdas la continuación. Esta vez nuestros destinos son Roma y Nápoles. ¿Estás listo?

ROMA

 

roma

Roma, ciudad eterna. Como eternos son los días que deberíamos pasar en ella para conocer todos sus tesoros ocultos. No obstante, si tus pretensiones son más modestas, puedes comenzar tu visita en Roma acercándote al emblemático Coliseo para recorrer luego las calles del Foro Romano. Es legendaria la belleza de las plazas y fuentes romanas, como la Piazza Navona, la Piazza di Spagna o la Fontana di Trevi. La Piazza Venezia y su impresionante columnata semicircular conocida por su forma como la tarta, se encuentra muy cerca de uno de los rincones con más encanto de toda Roma, la Piazza del Campidoglio, diseñada por Miguel Ángel. No puede faltar una visita a la Basílica de San Pedro del Vaticano y a los adyacentes Museos Vaticanos, que incluyen los arrebatadores frescos de la Capilla Sixtina. Tampoco es posible abandonar la ciudad imperial sin contemplar el Panteón, pasear por los jardines de Villa Borghese o entrar en algunas de las infinitas iglesias que han proliferado a lo largo de la historia bajo el amparo de los poderosos papas. Aunque cuenta con dos líneas de metro, Roma es una gran ciudad que merece la pena y se puede recorrer a pie.

Cómo llegar: las compañías de bajo coste llegan al aeropuerto de Roma-Fiumicino y a Roma-Ciampino. Desde el primero sale un tren cada media hora que llega al centro de Roma en unos 35 minutos aproximadamente. El traslado desde Roma-Ciampino al centro de la ciudad se realiza sin embargo exclusivamente en autobús y tarda 45 minutos. Son cuatro las empresas que prestan este servicio: Atral-Lazio, Cotralspa, Sitbusshuttle y Terravision. Si viajas desde Siena, has de saber que no existen trenes directos entre ambas ciudades y que la mejor opción es el autobús. Cada 2 horas aproximadamente sale un autobús desde Siena hacia Roma. El trayecto dura unas 3 horas, puesto que hay paradas intermedias y el precio de un billete sin descuento ronda los 25 euros.

Dónde comer: en Osteria Barberini, no muy lejos de la Piazza di Spagna. Es un pequeño pero acogedor restaurante donde probar los sabores tradicionales de la comida romana. Otras opciones son La Fraschetta di Castel Sant’Angelo o Tastevere Kmzero, ideal para picar algo y tomarse un buen vino en el corazón del Trastevere.

comerroma

Dónde dormir: recuerda que la capital italiana recibe numerosos visitantes en la época estival, así que reserva un hostel en Roma con antelación.

NÁPOLES

napoles

Quien no ha visitado Nápoles, no conoce la verdadera esencia de Italia. Esta ciudad bulliciosa de tráfico caótico en la que la limpieza y el orden parecen brillar por su ausencia no dejará indiferente al visitante. No obstante, y aunque la primera impresión de Nápoles puede no resultar del todo positiva, la fuerte identidad de esta ciudad costera y la amabilidad mediterránea de sus gentes te acabarán enamorando. La belleza de Nápoles reside en sus grandes castillos, palacios e iglesias y en el esplendor de su bahía. El barrio de Santa Lucia recuerda a un decorado de película, con restaurantes, el puerto deportivo y el Vesubio al fondo. La Via Chiaia es una calle muy concurrida por napolitanos que exhiben sus mejores galas antes de salir por la noche. En la Piazza Plebiscito se puede admirar la iglesia de San Francesco di Paola, erigida a imagen y semejanza del Panteón de Roma. Desde la enorme plaza dirige tus pasos al Teatro San Carlo y cruza la magnífica Galería de Umberto I con su techo de cristal y sus tiendas, para salir finalmente a la Via Toledo.

Una vez que hayas visitado su Museo Arqueológico, con importantes muestras de arte romano, griego, etrusco y egipcio, puedes realizar una excursión a Pompeya. Para llegar a la antigua ciudad sepultada por el Vesubio hay que tomar el tren transvesubiano desde la estación central de Nápoles . No hay problema para sacar los billetes justo antes de viajar, pero es difícil conseguir asiento para un trayecto que dura sus buenos 40 minutos, debido al ingente número de turistas que visitan las ruinas. Las casas, las tiendas, los teatros y los templos de Pompeya ofrecen una visión íntegra del mundo romano.

Pompeya_Jose-Berlanga

Imagen de José Berlanga. Todos los derechos reservados.

Cómo llegar: en tren desde la estación Roma Termini hasta la estación central de Nápoles en una hora y cuarto aproximadamente, a partir de 29 euros comprando el billete por Internet con suficiente antelación.

Dónde comer: en la Trattoria ‘Ntretella, situada en pleno centro histórico. La comida tradicional napolitana es exquisita y para convencerte de ello lo mejor es que pruebes el risotto de marisco que preparan en este restaurante, donde te sentirás como en casa gracias a la amabilidad de sus dueños.

pizz

Dónde dormir: con Hostelworld puedes dormir en Nápoles desde 15 € por persona y noche. Echa un vistazo a las propiedades disponibles.

Escapadas de un día desde Nápoles: puedes alquilar un coche y recorrer una de las mejores carreteras panorámicas del mundo, a lo largo de la costa de Amalfi y Sorrento. Haz una parada para darte un chapuzón en la playa de Positano, ese precioso pueblo de casas encaramadas a la montaña que aparece en tantas películas italianas.

Gracias a Bert Kaufmann, Dave & Margie Hill / Kleerup, mozzercork, stu_spivackN i c o l a y Austin Keys por las imágenes en Flickr (licencia Creative Commons).

Share The World!
INSTAGRAM
EMAIL
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
/blog/ruta-por-italia-ii-roma-y-napoles/?lang=es
Youtube

Sobre el autor

Inspírate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con un * son obligatorios. Los campos obligatorios están marcados con *

Aplicaciones de Hostelworld para móviles

Reserve sobre la marcha con las nuevas aplicaciones móviles de Hostelworld.

Download on App Store Download on Play Store

Busca y reserva desde cualquier sitio, más de 33.000 propiedades en más de 170 países.