9 señales de que definitivamente tienes el gen Wanderlust

Language Specific Image

¿Siempre sueña despierto con tierras lejanas, paneles de información en los aeropuertos y perderse en una ciudad en la que nunca ha estado? Pues tenemos noticias para usted: probablemente le ha picado el gusanillo de viajar, ¡y no hay cura! Por suerte, el síndrome del viajero es algo glorioso. Por si aún no lo tienes claro, aquí tienes las 9 señales que indican que definitivamente tienes el gen de la pasión por viajar..

1. Puedes dejar atrás el equipaje


Es decir, el equipaje físico La planificación, la experiencia y el deseo de viajar libremente le han enseñado a hacer la maleta de forma frugal y eficiente. No necesita tres maletas y dos equipajes de mano para pasárselo en grande. Todo lo que necesitas son unos pocos artículos esenciales, tu pasaporte y tu innato sentido de la aventura. Aunque las confirmaciones de hostales y vuelos no vendrían mal 😉

2. No estás atado al tiempo convencional

wanderlust gene - Island Cover
Ves el valor de todos los viajes, por largos o cortos que sean. Te lo puedes pasar igual de bien y grabar en tu corazón tantos recuerdos que te cambiarán la vida explorando Barcelona durante un fin de semana como pasándote 6 meses saltando de isla en isla por Indonesia. No importa lo lejos o lo cerca que te encuentres de tu lugar de origen, siempre aprovéchalo al máximo.

3. Se te da bien estirar el dinero..


¿Por qué gastarse todo el dinero que tanto le ha costado ganar en una discoteca local o en un parque de atracciones excesivamente caro cuando podría gastarse la misma cantidad recorriendo una de las ciudades más increíbles de Europa, como Lisboa o Ámsterdam? Si tienes el gen de la pasión por los viajes, probablemente te habrás entrenado para resistir la tentación de comprar cosas materiales efímeras y ahorrar para tener recuerdos en el futuro.

4. …Pero también sabes vivir el momento

wanderlust gene: overcoming depression
Sí, claro que ahorrar es importante, pero sobre todo porque te permitirá vivir una aventura increíble más adelante. Cuando estés al otro lado del mundo no te encontrarás explotando de estrés financiero. La preparación y la disciplina te permitirán aprovechar el momento cuando estés de viaje

5. La curiosidad es tu segundo nombre


Ya sea en casa o en el extranjero, la curiosidad va de la mano del gen de la pasión por viajar. La misma rutina nunca es suficiente para saciar la sed de aventura. Nuevas comidas, nuevos lugares, nuevos recuerdos y, a menudo, nuevas personas están siempre en el horizonte del alma inquieta.

6. Te parece bien no tener un plan


Te gusta perderte en el momento y siempre estás dispuesto a descubrir algo nuevo y extraordinario. Por supuesto, investigas y te preparas, pero cuando llega el momento, a veces no te importa improvisar. A veces, las mejores aventuras son las que te pillan por sorpresa.

7. El idioma no es una barrera


A las personas con el gen de los viajeros les fascina abrazar el mundo extranjero que les rodea. Seguramente eres de los que celebran nuestras diferencias y estás deseando sumergirte en un entorno que no sea el inglés. Las diferencias lingüísticas son sólo retos que hay que superar, no obstáculos.

8. Tu móvil es como una galería de fotos de Nat Geo


Si tienes más fotos del extranjero que de tu propio país en el móvil, probablemente seas un adicto a los viajes. Quién necesita cientos de selfies y fotos del bocadillo que se está comiendo en la cafetería del barrio, cuando podría cambiarlas por recuerdos de valor incalculable capturados para contarlos toda la vida. Además, inspirarás a los que te rodean para que salgan a conocer este hermoso planeta

9. Tú eres tu propia persona


Algunos trotamundos adoran viajar con otros, y otros prefieren la ruta en solitario. Algunos se mueren de ganas de entrar en la escena social de los albergues y conocer a nómadas de todos los rincones del mundo, y otros prefieren el ambiente de las habitaciones privadas. Sea como sea, si te ha picado el gusanillo de la pasión por los viajes, probablemente hayas pasado algún tiempo descubriendo quién eres y haciéndote independiente. Las interacciones y relaciones con otras personas son maravillosas, pero no dependes de ellas para funcionar felizmente. Eres tú mismo, el dueño de tu propio barco.

¿Nos hemos dejado algo? ¿Estás de acuerdo o no? ¿Tienes el gen wanderlust? Cuéntanoslo en los comentarios
También puedes consultar nuestros artículos sobre viajes en solitario y rasgos de la personalidad de un trotamundos en serie

Gracias a Yvonne, Natalia y Emily por la ayuda con las fotos

Get the App. QRGet the App.
Get the App. QR  Get the App.
Vuelve al inicio