10 pasos para superar la tristeza postviaje

Language Specific Image

Hablemos de la tristeza postviaje. Sin duda, te lo has pasado como nunca. Trasnochar en discotecas al aire libre, beber innumerables jarras de sangría, saltar desde acantilados, hacer picnics en parques, ver a tus grupos favoritos en Glastonbury o Tomorrowland, comer buen queso, beber cerveza y tomar el sol en topless. Pero ahora que el viaje toca a su fin, es hora de volver a la mundana realidad del trabajo o los estudios. De repente, hay que pagar la tarjeta de crédito y recordar cómo redactar un informe y poner el despertador. El helado ya no es una opción adecuada para desayunar. El café es caro. No hay servicio de lavandería en tu casa. Todas las presiones y tensiones de la vida real pueden hacer que te revuelques.

Echas de menos tu viaje como nunca antes lo habías hecho. Ya estás sopesando las opciones de aplazar tus estudios y volver a perseguir el sol. Lo único que quieres es revivir esos recuerdos y hablar de tus viajes con cualquier oreja dispuesta. Recorrer tu Instagram con luto se ha convertido en un triste ritual diario. Estás deseando que llegue el jueves para poder publicar una foto ‘throwback’ y poner el hashtag #takemeback. Pero no podemos llevarte de vuelta. La vida real es igual de importante y puede ser igual de tentadora. Así que aquí tienes 10 pasos para vencer esa molesta depresión postviaje:

1. Hazte una idea de lo que te espera en casa

post-travel blues

¿Te has matriculado en cursos de la universidad o te espera tu antiguo puesto de trabajo? Si necesitas encontrar trabajo, utiliza el ordenador del albergue para buscar puestos vacantes. Hoy en día, muchas empresas están dispuestas a hacer entrevistas por Skype, así que no te desanimes si la solicitud se cierra cuando aún estás fuera. Haz un plan de lo que buscas en un cuaderno. Actualiza tu currículum. Piensa en tus habilidades y cualidades. Piensa en cómo tus viajes te han hecho crecer como persona. ¿A quién conociste en el extranjero que te inspiró? ¿Quién quieres ser?

2. Intenta emocionarte al volver a casa

post-travel blues

No todo es sombrío. Tus amigos te echaron de menos. Tu familia te echó de menos. Tu perro te echó de menos, y tú a todos ellos. Probablemente tu casa sea un lugar cómodo, y quizá tengas la suerte de poder seguir comiendo la comida de tu madre de vez en cuando. Da las gracias por tu cama y tu intimidad, después de que te mantengan despierto los roncadores de los dormitorios o el chico que también entraba a trompicones después de tomarse demasiadas cervezas cada noche. Da gracias por no tener que sentarte de pie en otro tren nocturno.

3. Vuelve a una rutina saludable

post-travel blues

Viajar a menudo no es sinónimo de un estilo de vida sano ni de una dieta equilibrada. No te extrañes si tus días consistían en dos raciones de pasta, una baguette y tres helados. Apúntate a un gimnasio, retoma esas clases de yoga o Body Pump, o prueba un nuevo deporte. Si no tienes mucho dinero, sal a pasear por un parque local, ponte vídeos de Pilates en YouTube o descárgate una guía de ejercicios gratuita en Internet.

4. Mantente en contacto…

…con todos los amigos que conociste por el camino Seguro que están tan agotados como tú. Mientras que tu familia y amigos pueden empezar a perder la paciencia ante tu obsesiva necesidad de empezar cada frase con “En Europa…” o “Las discotecas de Berlín…”, esos compañeros de viaje estarán encantados de rememorar, ya que están exactamente en la misma situación.

5. Mantente ocupado…

post-travel blues

…con tareas relacionadas con los viajes. Retoma tu afición adolescente a los álbumes de recortes; revela fotos reales y pégalas en la pared. Hazte con folletos de viajes y crea un tablón de ideas para tu próxima aventura. Graba un vídeo con todas las imágenes que hayas tomado y acompáñalo de la canción que se haya convertido en el himno de tu viaje. Aprende a utilizar Photoshop. Escribe un diario. Escribe un blog. Escribe música. Cualquier cosa que te mantenga conectado a toda esa inspiración que recogiste en el extranjero.

6. Mantén vivas tus nuevas pasiones

post-travel blues

Quizás tomando un curso de cocina tailandesa o clases semanales en una escuela de idiomas local. Intenta recrear un plato que te enamoró en el extranjero. Aprende a bailar salsa, como en el espectáculo que viste en España, o sigue intentando hacer surf con una tabla usada barata de Gumtree.

7. Trata tu ciudad como lo haría un turista

post-travel blues

Reimagínala lo mejor que puedas. ¿Has entrado alguna vez en TripAdvisor y has visto lo que dicen de ella los viajeros? Haga un esfuerzo por visitar nuevos bares y cafeterías, manténgase al día de las exposiciones, conciertos y eventos locales. Incluso pásate por esas atracciones turísticas tan cutres y hazte un selfie como si fuera la Torre Eiffel.

8. Permítase sentirse melancólico

post-travel blues

Es natural sentirse un poco decaído después de un periodo lleno sobre todo de altibajos. Es probable que estés más cansada de lo normal, pero no pasa nada. Duerme bien, respira aire fresco, come lo mejor que puedas y limita las fiestas. Curiosamente, después de tantas vacaciones, el cuerpo necesita recargarse. Si te resulta imposible reincorporarte a la vida normal y la melancolía persiste, piensa en acudir a un psicólogo. Estarán encantados de ayudarte a reajustarte.

9. Recuerda que, ahora que has vuelto, no tienes por qué quedarte en casa para siempre

post-travel blues

Agradece las oportunidades que tienes en la vida. Tómatelo como un tiempo para recargar pilas y ahorrar algo de dinero. Trabajar duro para financiar tu vida futura o tus futuros viajes forma parte del proceso. No sería tan gratificante de otro modo. Haz una lista de todo lo que te espera en el futuro: todos los lugares lejanos a los que quieres ir y las cosas que quieres conseguir. El mundo te estará esperando. Y mientras tanto, no olvides visitar nuestro blog para inspirarte

10. ¡Reserva otro viaje!

Todo lo anterior debería ayudarte, pero si aún no estás al 100%, reserva otro viaje. Es estupendo tener algo a lo que aspirar, que te mantenga motivado para ahorrar e ilusionado con las nuevas aventuras que te esperan. No olvides reservar también el albergue😉

✈️✈️✈️

¿Por qué no guardar este artículo para más tarde? ?

Sobre la autora
Emily Mulligan es una estudiante de máster australiana que acaba de regresar de hacer unas prácticas en Sudamérica. Sigue sus aventuras por el mundo, a veces neuróticas, pero sobre todo optimistas, en Instagram @happily.travelling.

Get the App. QRGet the App.
Get the App. QR  Get the App.
Vuelve al inicio